sáb

08

dic

2012

Guadua preformada curvada en el cultivo

En la vereda San Pedro en Santander de QUilichao Jose Diego Serna Figueroa  lleva varios años haciendo crecer este bamb{u guadua con formas curvas.

 

Es un sendero de guadua curva que se debe visitar en el Cauca en Colombia.

 

Es innovador y artistico, por ser un material con vida.

 

 

Publico unas imágenes por cortesia de Pilar Serna y Jose Figueroa de Facebook

 

https://www.facebook.com/senderode.guadua

 

 

Articulo sobre Serna y su arte con vida tomado del diario el liberal version on line:

 

http://www.elliberal.com.co/liberal/cauca/114633-historias-de-superheroes-del-cauca-trabajando-por-la-paz

 

"José Diego Serna Figueroa, otro hijo del Cauca, más que superhéroe es un mago. Les susurra a los árboles y estos agradecidos forman figuras. Él borra de un manotazo ese dicho que reza: “Árbol que nace torcido, nunca su tronco endereza”. 

Él los tuerce para que sean más importantes para el mundo, los vuelve arte. Cuando tenía 17 años -hace unos 36- halló en el bosque una rama con una ranurita curiosa. 

“Dije, si esa figura se hizo solita, yo también puedo darle formas a los palos, y comencé a torcerlos, a hacer nudos, bordones, esa era mi diversión”, cuenta. 

Empezó haciendo mesas y bancas a sus sobrinos y cuando se encontró la guadua no pudo parar. Ahora convierte guaduas en casas, accesorios para el hogar y en kioskos para los vecinos. Pero no basta con un soplo mágico. Ha sido un proceso lento, de paciencia, de persistencia. Nadie le creía o lo creían... loco. Le decían que para qué hacía eso, que eso no daba plata. Él se encogía de hombros y seguía. “No dará plata, pero sí una satisfacción inmensa, más cuando veo que los muchachos de las escuelas y universidades me visitan”, dice hoy con argumentos. 

José Diego vive en la vereda de San Pedro, en Santander de Quilichao. Tiene un Bosque Mágico, un sendero de guaduales. Su casa está rodeada de ellos, son tantos que la cubren. Pero su sombra les proporciona a él y a los suyos tranquilidad y buena energía. 

Tiene carboneros, nogales, cachimbos, amarillos. Por cada buena noticia, siembra un árbol, lo hizo cuando su hija cumplió tres años y después que nacieron sus dos hijos varones. 

Hacer que sus hijos crezcan derechitos es más fácil que torcer una guadua, que demora 12 meses. “Los otros árboles son más lentos, hay que irles haciendo la curva y esperar a que ‘gechen’. Unas son más resistentes que otras y no se dejan hacer las mismas figuras”, explica. 

Dice que para torcer árboles hay que hablarles. “Las plantas y yo somos uno, trato de conquistarlas, les digo que no pueden morir por ahí tiradas, que quiero que perduren, que sean obras de arte, que las admiren, que marquen la diferencia”. Para su compañera de hace más de 25 años, María del Carmen Bermeo: “Dios puso una chispa en Diego, para domar los guaduales”. Cualquiera que quiera darle nueva vida a un árbol puede buscarlo en la vereda San Pedro. La clave: el ‘Señor de las guaduas’. “Me dicen ‘el torcido”, bromea. " 

 

Sendero guadua José Diego Serna

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    pepe alva (jueves, 16 mayo 2013 12:28)

    felicitaciones mi gran amigo lo has conseguido tu deseo puedes decirme com o lo haces es una idea estupenda de creatividad m e encanta la naturaleza los guandules son tan lindos que puedes hacer muchas cosas con ella sigue adelante la verdad que es increible tu talento un amigo del Peru Lambayeque que te admira hasta pronto PEPE ALAVA

  • #2

    rodolfo otalora (lunes, 18 mayo 2015 19:43)

    felicitaciones mi amigo torcido,me emociono mucho ver las fotos del trabajo que desarrollas en tu finca.Hace muchos años he tenido el deseo de doblar mis propias guaduas pero nunca he podido lograrlo,te ruego el favor comparte conmigo el secreto o la forma de hacerlo,si tiene algun costo, me dices cuanto es y como te lo haria llegar,pero estan importante para mi que te ruego el favor de indicarme como puedo hacerlo gracias rodolfo